20

Jun

2016

Cómo lidiar con empleados perezosos

Escrito: junio 20th, 2016 Autor: Marketing 0 Comentarios

Como directores, gerentes de recursos humanos o dueños de negocio, todos hemos estado allí, ¿verdad? Un día, tus empleados están realizando su mejor esfuerzo, y luego se convierten en empleados perezosos y no mueven un dedo.

¿Qué hacer?
A nadie le gusta ser el malo de la película, pero al mismo tiempo, se les está pagando por una razón. Es necesario que ellos hagan su parte, o de lo contrario tu empresa no tendrá éxito. Esa es la razón por la que entramos en el espíritu empresarial en el primer lugar, por una productividad que de resultados.
Por lo tanto, ¿qué hacer cuando ves a María siete horas al día navegando en sus redes sociales? O cuando Carlos toma una comida de dos horas y media y espera que nadie se dé cuenta.

 

Administración de personal te da una estrategia de cinco pasos que ayuda a aumentar la productividad.
• No seas un tirano. Si quieres que tus empleados sean leales a ti y tu empresa, recuerda, que hay momentos para el ocio y además es necesario. Todos somos humanos y es necesario unos descansos entre la jornada laboral

• Tómate el tiempo para la conversación personal. Tomar por lo menos 15 minutos todos los días y llegar a conocer a tus empleados a nivel personal. Preguntar acerca de su familia, sus intereses fuera del trabajo, sus aspiraciones futuras. Al mostrar a la gente que realmente te importa, querrán devolver el favor. Nadie se preocupa por su negocio más que tú, pero si muestras interés en sus vidas, van a mostrar más interés en los objetivos de la empresa.
Por encima de todo, recordemos: todos somos humanos. Vamos a cometer errores. Tendremos días de descanso. Vamos a tener mal humor, Ten esto en cuenta, y evita el látigo y los malos modos las más de las veces. Tómate el tiempo para entender realmente las circunstancias de cada individuo, y encontrar una solución viable.
• Recompensa a los empleados que trabajan duro. Este es el consejo más antiguo, pero en serio, funciona. Si ofreces incentivos, la gente naturalmente quiere ganarlos, trabajando más duro.

• Ten reuniones semanales para crear conciencia. Lo que define el éxito o la productividad no es necesariamente lo mismo para otra persona. Tener reuniones mensuales, o incluso semanales para revisar objetivos, asignar tareas, y asegurar que todos están en sintonía.

• Ten a la mano snacks saludables. Si tienes un armario bien surtido de meriendas en la oficina, verás un buen incremento de buen humor en la oficina. Los estudios demuestran que las atmósferas de trabajo relajado conducen a mayores tasas de productividad. Además de eso, ¿qué productividad puede haber cuando tienes hambre?

Tags: ,

Deje un comentario